Rossi termina 2º en el Rally de Monza – Italia

RossiMonza1

Veinticuatro segundos han separado a Valentino Rossi de su primera victoria de la temporada, un triunfo que hubiera llegado al volante de un Ford de rallies, no de su Ducati, con la que según sus propias palabras, ha culminado “el peor año de toda mi carrera”.

Valentino ha terminado en segundo lugar el Monza Rally Show, un rally de exhibición que ha ganado años atrás, siempre con coches WRC, y que este año, por el enorme interés mediático que despertaba siempre por la presencia del piloto italiano, ha presentado la inscripción del ocho veces campeón del mundo de rallies, el francés Seabastien Loeb, ganador final con 24 segundos de ventaja sobre el piloto de Ducati. Loeb ha competido con su coche oficial, el Citroën DS3, demasiado para el Ford WRC con el número 58 en honor de Marco Simoncelli que pilotaba Rossi, que sin embargo se ha llevado un más que meritorio segundo puesto.

El francés ha dominado el Rally con claridad, aunque ha tenido que ceder hasta dos tramos al italiano, que ha terminado por delante de Dindo Capello, con un DS3, Alessandro Perico, con un C4 WRC y Dani Sordo, que ha competido con un Mini, pero no el suyo del mundial, sino otro de un equipo privado que no daba las mismas prestaciones, aseguran.

Además de Valentino, que ha dedicado todo el fin de semana a tributar su particular homenaje a Simoncelli, otros representantes del mundial de motos han tomado parte en la prueba, como Andrea Dovizioso y Andrea Iannone, ambos con Peugeot 207 Súper 2000, registrando los puestos 54 y 70 al final del Rally. Graziano Rossi, padre de Valentino, ha cerrado la clasificación general a bordo de un Corvette Z6.

“El peor año de mi carrera”

Para Valentino el fin de semana ha sido un divertimento y el escenario perfecto para recordar a su buen amigo Simoncelli, después de que la carrera de Cheste, última del mundial, acabara en la primera curva para él. Rossi ha renunciado a los test de Jerez de esta semana para mantener su cita con la prueba de Monza, donde ha podido evadirse. “Estar aquí es un buen modo de acabar el año, el que, seguramente ha sido el peor de mi carrera. El balance de 2011 es desastroso. A Papá Noel le pido como regalo que la Ducati GP12 sea competitiva”, comentó ayer Valentino.

“Tenemos una moto muy diferente. Esperamos ser más rápidos y competitivos. El hecho de que no se hayan limitado más los test es justo y nos ayuda”, señalo con respecto a la liberación de los entrenamientos privados durante la temporada.

Fuente: www.motocuatro.com

Esta entrada fue publicada en Pilotos Motogp and tagged , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.